Etengabeko Hobekuntza

Mejora Continua

Dispositivo de Reconocimento de la Competencia

Ahora que he sustituido a Imanol en la dirección de la Agencia, he empezadoa conocer un poco más a fondo todo lo relativo al Dispositivo de Reconocimiento de la Competencia que junto con el área de Calidad, son los dos frentes principales de trabajo de la Agencia. He pensado que tendría que escribir algop al respecto; respondiendo a preguntas del tipo,  ¿por qué?, ¿está teniendo éxito en la CAV?, ¿qué resultados ha dado?, ¿cuanto cuesta? PARA QUÉ.

Imanol, y los compañeros de trabajo del área Luis Herrero y Angel Tamayo escribieron hace dos años un libro titulado EL RECONOCIMIENTO DE LA COMPETENCIA PROFESIONAL EN EL PAIS VACO donde relatan la experiencia de 4 años en este campo que la gente suele llamar “reconocimiento de la experiencia laboral”. Nos lo podéis pedir a la Agencia. Algunas ideas de ese libro me ayudarán a responder a las preguntas:
Reconocimiento de la Competencia, ¿POR QUÉ?
Los seres humanos están continuamente aprendiendo cosas nuevas.
El 61,4% de los trabajadores y trabajadoras de España no tienen una certificación o cualificación profesional reconocida con carácter oficial.

La Unión Europea está insistiendo desde hace tiempo en el aprendizaje a lo largo de la vida y en la necesidad de que los países miembros de la Unión implanten Sistemas de  Reconocimiento y Validación de los aprendizajes no formales e informales.

Un mundo globalizado, caracterizado por la enorme competencia en cualquiera de los sectores productivos, los rápidos cambios tecnológicos y de los modos de organización de la producción, requiere que seamos competentes como personas y profesionalmente. De ahí la importancia de reconocer a las personas aquellas competencias que ya poseen, sin tener en cuenta cuál ha sido el camino recorrido para adquirirlas, con el fin de motivarlas para el incremento de su competencia profesional y fomentar en ellas el aprendizaje a lo largo de la vida.

Algunas referencias al respecto en la Unión Europea:

Consejo de Lisboa 2002: Que Europa se transforme en la economía basada en el conocimiento más competitiva y dinámica del mundo, capaz de crecer de manera sostenible, creando cada vez más y mejor empleo y, todo ello, con un alto nivel de cohesión social.

Declaración de Barcelona (2002): Lograr el objetivo de hacer que los sistemas de educación y formación se conviertan en un referente de calidad mundial para el 2010”

Copenhague (2003): Establecer unos criterios y principios comunes de calidad para la Formación Profesional y principios comunes, asimismo, para la validación de modalidades de aprendizaje no formales e informales.

En el estado español, la Ley 5/2002 de las Cualificaciones y Formación Profesional ya platea la puesta en marcha de un Catálogo Nacional de Cualificaciones, y que deberá implementarse un procedimiento para evaluar y reconocer la experiencia laboral y los aprendizajes no formales.

En el País Vasco, el Plan Vasco de Formación Profesional del 1997 planteó la necesidad de implantar un Sistema integrado de Cualificaciones y Formación Profesional que se definía como un conjunto de normas y procedimientos que establece y regula la identificación, adquisición, reconocimiento, certificación y registro de la competencia profesional requerida en la producción y en el empleo.

“Las Cualificaciones del País Vasco deben ser accesibles tanto a los jóvenes que cursen los correspondientes programas formativos (reglados o no reglados) como a la población activa (desocupada u ocupada) que consiga las especificaciones de competencia correspondientes a través de cualquier proceso de formación, de aprendizaje o de experiencia laboral”.

Así la Agencia puso en marcha el Dispositivo en 2004. ¿Qué resultados ha tenido? Lo dejo para la próxima porque los tengo que analizar un poquito.

Kike

Comments are closed.

A %d blogueros les gusta esto: