Etengabeko Hobekuntza

Mejora Continua

¿Para quién trabajamos?

EUSKERA

Hace aproximadamente un año, publicábamos un artículo titulado “¿Qué quieren los alumnos?” en el que se hacía una reflexión sobre la orientación al cliente.

¿Para quién trabajamos?


A veces, muchas veces, el trabajo agobia, tenemos mucha carga de trabajo y a penas tenemos tiempo para reflexionar. Nos dedicamos a cumplir con nuestros encargos para que nuestro “jefe” esté a gusto, esté contento, pero para nada nos acordamos de los clientes-alumnos, ni de lo que piden.

Siguiendo con esto, hace poco tiempo, oía a un responsable de una fábrica de motores para aviones, que sus motores los compraba una compañía aérea, pero que ellos tenían claro que esos no eran sus clientes, sino los pasajeros. Lógicamente, la compañía es la que paga el motor y tenemos que cumplir con los compromisos adquiridos con la compañía aérea, pero hay que ir más allá y cumplir (o intentarlo) con lo que pide el cliente.

¿Hasta dónde llegar?


… y ahora habría que hacerse la siguiente pregunta, ¿hasta dónde llegar con las peticiones de los clientes, de los alumnos?. Recuerdo que hace años los alumnos pedían cosas como: más horas libres, que se permita fumar, una piscina, una sala de juegos dentro del centro,…

Algunas de esas peticiones son ilegales, como la posibilidad de fumar en el centro y otras simplemente son imposibles. Pero, ¿realmente son imposibles?…

Santa ClausDurante las últimas navidades, me llamó la atención la campaña publicitaria que realizó una pequeña compañía aérea de Canadá (WestJet). Durante el viaje del 24 de Diciembre, es decir, la noche que aquí llega el Olentzero y allí su Santa Claus, prepararon una sorpresa a todos los que viajaban ese día. Antes de embarcar, les animaban a que pidieran un regalo a un Santa Claus electrónico que había en la sala de embarque.

Unos fueron comedidos en sus peticiones (una bufanda, juguetes, cámara de fotos), otros, siguiendo la broma, fueron más atrevidos (un vuelo de fin de semana, una table android, Samsung Galaxy, incluso una televisión de gran formato). De esta forma, todos los pasajeros fueron haciendo sus peticiones.

… y cuando todos embarcaron, todo empezó a funcionar…. ¿queréis verlo?
.

.

¿Salió cara la iniciativa?


Pues efectivamente, al llegar al sitio de destino, todo lo que habían pedido, todo, lo encontraron en la sala de llegada, incluso la televisión de gran tamaño. La sorpresa fue enorme. Santa Claus 3Indudablemente, esos pasajeros nunca olvidarán ese vuelo, por sus propios regalos y por la felicidad de ver al resto de compañeros de vuelo, con los suyos.

Pero ¿les salio cara esta iniciativa a la compañía aérea?. Fue una noticia que recorrió todo el mundo. En muchas televisiones lo pasaron por sus informativos de máxima audiencia. Al día siguiente, en las cafeterías y los bares se comentaba la iniciativa, así que ¿les salió cara la iniciativa?, y sobre todo ¿fue efectiva?.

.

Utzi zure komentarioa | Deja tu comentario

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s

A %d blogueros les gusta esto: